ácido hialurónico en Berta Arantave

El Ácido Hialurónico se ha convertido en una de las sustancias más empleadas para reducir los signos de la edad. Se trata de una sustancia presente en el organismo y que con el paso del tiempo su presencia va disminuyendo considerablemente. Esto produce, entre otras cosas, el envejecimiento de la piel y la aparición de los signos de envejecimiento como arrugas o flacidez.

¿Qué es el Ácido Hialurónico y para qué sirve?

El Ácido Hialurónico es un componente esencial de nuestra piel, que sirve como soporte del colágeno y las fibras de elastina. Una de sus principales características es la gran capacidad para la retención de agua. Esto permite una hidratación máxima en las zonas deseadas. Su función principal es mantener la piel firme e hidratada. El Ácido Hialurónico es capaz de absorber hasta 1000 veces su peso en agua.

A partir de los 20 años, aproximadamente, la piel va perdiendo su capacidad de retener agua. Aquí es cuando comenzamos a ver las líneas finas en nuestra piel. Por este motivo, es un método muy utilizado en tratamientos faciales.

El Ácido Hialurónico previene la formación de radicales libres y por tanto del envejecimiento. Alisa los pliegues subcutáneos y estimula la producción de colágeno. Esto prolonga el resultado rejuvenecedor.

Entre sus aplicaciones se destacan:

  • Realce de los labios y pómulos.
  • Efecto de revitalización dérmica en cara, cuello, escote y manos.
  • Atenuar arrugas por flacidez o expresión.
  • Reducir las cicatrices del acné.

No es necesario realizar un test de alergia con el Ácido Hialurónico.

Se trata de un material biocompatible. Se inyecta superficialmente en la piel integrándose de manera natural en los tejidos sin producir fibrosis por reacción a cuerpo extraño. Por tanto, no altera las características naturales de la piel. Tiene un efecto beneficioso para la misma proporcionando una mayor hidratación y aportando, mientras dura el efecto del implante, volumen a la dermis.

Es un material reabsorbible, por lo que su duración es limitada en el tiempo, de 6 meses a 1 año, dependiendo de la indicación para la que se utilice.

Zonas donde se aplica el ácido hialurónico

PARTE SUPERIOR DEL ROSTRO

  • Ácido hialurónico para las Arrugas atravesadas de las cejas.
    El tratamiento consiste en micro inyecciones del producto en pequeñas cantidades mediante la técnica lineal empezando por la arruga más profunda.
  • Ácido hialurónico para las Arrugas de la frente.
    Las arrugas de la frente dan un aspecto de rostro preocupado o perplejo.
    Se empieza inyectando a partir del extremo o la parte inferior de la arruga. A continuación se repite la técnica a lo largo de las arrugas que se quieran tratar.
  • Ácido hialurónico para las arrugas del entrecejo.
    Cuando tratamos este tipo de arrugas pasamos de dar un aspecto de “enfadado” o “preocupado” a parecer más descansado y feliz. El tratamiento con acido hialuronico comienza con la inyección del gel en la parte central de la arruga de forma longitudinal. El gel se inyecta en la parte media de la dermis. En las arrugas más largas puede que sea necesario inyectar más cantidad de producto.

PARTE MEDIA DEL ROSTRO

  • Ácido hialurónico para la arruga nasal atravesada.
    La pequeña arruga nasal transversa que aparece en muchos de los pacientes en muy fácil de suprimir. El tratamiento con acido hialuronico comienza con la inyección del gel en la parte central de la arruga de forma longitudinal. El gel se inyecta en la parte media de la dermis.
  • Ácido hialurónico para las arrugas alrededor del ojo.
    En esta área de piel fina se utilizan pequeñas partículas de acido hialuronico concebidas para inyecciones superficiales. Para obtener un resultado óptimo se comienza a tratar la arruga más profunda e ir inyectando el resto del producto en pequeñas cantidades superficialmente utilizando la técnica lineal.
  • Ácido hialurónico para las arrugas en surcos nasogenianos.
    En los surcos nasogenianos moderados o superficiales suele bastar con inyectar a lo largo de ellos el gel. En los surcos más profundos puede ser necesario la utilización de más producto y algún repaso.

PARTE INFERIOR DEL ROSTRO

  • Ácido hialurónico para arrugas de la mejilla.
    El relleno de estas arrugas se hace a través de la técnica lineal una vez que el médico determina la cantidad de arrugas que hay que eliminar. En el caso de que sean arrugas muy profundas, el médico inyectará el gel a través de pequeñas punciones en la dermis media o profunda.
  • Ácido hialurónico para “Código de barras”.
    El médico comenzará el tratamiento delineando el borde labial, es decir, perfilando. En el caso de que las arrugas se encuentren en el labio inferior es un procedimiento también muy sencillo. Aquí las arrugas, denominadas a veces “arrugas del fumador” son más definidas.
  • Ácido hialurónico para las arrugas de la sonrisa.
    Las arrugas de la sonrisa son difíciles de tratar, el motivo es que esta área del cuerpo está constantemente en movimiento. Aún así, es posible suavizarlas, lo que puede suponer un gran cambio para el paciente.
    Durante el procedimiento, se inyectan con una aguja muy fina, pequeñas cantidades de gel con la técnica lineal.
  • Ácido hialurónico para las comisuras labiales más risueñas.
    Estas comisuras pueden ser tratadas con el relleno de acido hialuronico para crear una sonrisa más joven.
    El médico le aconsejará sobre este tratamiento, dependiendo del paciente se trata tanto las comisuras como el perfilado labial para obtener un mejor aspecto.
  • Ácido hialurónico para el perfilado labial.
    Este es probablemente el procedimiento más importante en el tratamiento de los labios. El gen se inyecta definiendo el borde del bermellón, en esta zona se trabaja a un nivel superficial para dejar el contorno bien definido.
    En los pacientes más jóvenes muchas veces el médico aconseja no inyectar en la parte más externa del borde labial. Ello puede generar cierta “rigidez” en la zona y producir un resultado estético poco atractivo.
  • Ácido hialurónico para dar volumen al labio superior.
    Este tipo de tratamiento comienza por un perfilado labial, ya que nunca se añade volumen a un labio que anteriormente no ha sido perfilado ni definido. El gel se inyecta con la técnica lineal para acentuar el borde del bermellón. Con ello aportaremos más color rojo al labio.
    El médico observará la armonía del rostro, la nariz, los labios y la barbilla. Puede que para preservarla, necesite inyectar algo de producto en el labio interior.
  • Ácido hialurónico para dar volumen al labio inferior.
    El tratamiento comienza siempre perfilando el contorno labial inferior. A continuación se inyectará la cantidad de gel necesaria para a portar el volumen deseado por el paciente y aconsejado por el médico.

Contraindicaciones del Ácido Hialurónico.

Los síntomas que se pueden observar después de someterse a este tratamiento son pequeños hematomas que van a desaparecer a los pocos días. Tras la aplicación es normal que se genere un proceso proceso inflamatorio leve.

Redes Sociales