GLICÓLICO

Los Alfa-hidroxiácidos y los alfa-cetoácidos se encuentran en varios frutos y alimentos naturales (manzana, caña de azúcar, leche, uva, cítricos...). Aplicados sobre la piel tienen dos efectos. El primero y más importante es reducir el grosor del estrato córneo al reblandecer la sustancia cementante que mantiene cohesionados los corneocitos de la epidermis. El segundo es estimular la formación de colágeno y elastina a nivel de los fibroblastos dérmicos. Esto trae como resultado un epitelio más joven, en el que se habrán atenuado los signos de la involución cutánea (arrugas superficiales, envejecimiento), y la sequedad epidérmica resultante del exceso de queratina en la capa córnea.

Glicólico

Redes Sociales