cuidados faciales pieles grasas

A la hora de conocer cuáles son los cuidados faciales que más te convienen es imprescindible conocer qué tipo de piel tienes. En función de ésto, serán más recomendables unos tratamientos faciales que otros.

Igualmente, para comprar cosméticos que necesitas en tu cuidado diario, necesitas saber si tienes piel grasa o piel seca, por ejemplo. En nuestro nuevo post vamos a señalar qué tipos de piel existen, sus características y los tratamientos que más les convienen.

Tipos de piel más habituales.

Aunque se pueden dar casos en los que el tipo de piel no esté totalmente definido, si existen patrones que nos pueden ayudar. Conociendo el tipo de piel que tenemos resultará más fácil aplicar los cuidados faciales que necesitamos:

Piel grasa.

¿Cómo se distingue la piel grasa?

Se caracteriza por tener una gran cantidad de sebo. Las personas que tienen piel grasa suelen tener los poros muy dilatados. Son más tendentes a los brillos y tienen una textura aceitosa.

Cuidados faciales para piel grasa.

En este tipo de piel los cuidados faciales con mascarillas caseras para piel grasa suelen ser muy útiles. No puede faltar una buena limpieza diaria y productos astringentes que eliminen el exceso de grasa. Te vendrá genial utilizar un exfoliante 1 ó 2 veces por semana para mantener limpia la cara. En casos más severos, incluso, puede ser necesario la aplicación en cabina de tratamientos antiacné con luz pulsada.

Piel seca/sensible.

¿Tienes la piel seca y/o sensible?

La piel seca suele tener una textura tirante y áspera. Tiende a enrojecerse a lo largo del día o con los cambios de temperatura. Además, es muy sensible a factores externos como el estrés, el aire reseco de la calefacción o la luz UV. Si la piel pierde su equilibrio, comenzarás a sentirla tirante, te picará y se enrojecerá. 

Cuidados faciales para piel seca.

La hidratación es necesaria para mantener una piel seca con aspecto saludable. Pero no basta únicamente con utilizar cosméticos enriquecidos a base de aceites naturales. Tiene especial importancia la dieta y el estilo de vida que llevas para la piel seca. Bebe abundante agua durante el día (al menos 2 litros), lleva un estilo de vida saludable y evita comidas muy picantes. 

Piel mixta o normal.

¿Cómo mantener limpia y sana una piel mixta o normal?

La piel mixta es la más habitual, por eso englobamos dentro de esta categoría las pieles normales. Se caracterizan por concentrar la grasa en la zona "T" de la cara. Es decir, en la zona de frente, nariz y barbilla nos vamos a encontrar los poros más abiertos, puntos negros y algún granito. En cambio, en la zona de las mejillas la piel resulta más seca. 

Cuidados faciales para pieles mixtas o normales.

Una buena limpieza diaria, sin duda, es el primer paso para contar con un cutis saludable en este tipo de pieles. Utiliza agua templada (ni muy caliente ni muy fría) y aplica productos especialmente diseñados para este tipo de pieles. 

Y tú, ¿qué tipo de piel tienes? Esperemos que te haya quedado claro al leer nuestro post de la semana en el Blog de Berta Arantave.

¿Te ha gustado? ¡Cómpartelo!

Pin It

Redes Sociales