La toxina botulínica o Botox es una de las practicas estéticas más utilizadas en la actualidad, debido a su seguridad. Los efectos del Botox o toxina botulínica suelen tener resultados inmediatos y duración a lo largo del tiempo. Sin embargo, como cualquier práctica estética, hay que realizarla de mano de profesionales idóneos para que no surja ninguna clase de inconvenientes.

Descubre los efectos del Botox o toxina botulínica.

La toxina botulínica, más conocida como Botox es uno de los tratamientos estéticos más solicitados. Esto se debe a su efectividad y rapidez en la incorporación del paciente en sus tareas habituales. Precisamente, la persona que reciba el tratamiento no necesita mayores cuidados. Sino que se puede reincorporar en su trabajo y realizar una vida absolutamente normal. Asimismo, es válido destacar que la aplicación de la toxina no requiere de anestesia localizada. Ni de ninguna clase de intervención quirúrgica.

¿Cuánto duran los efectos del Botox o toxina botulínica?

Los efectos del Botox tienen una duración aproximada de seis meses, siendo el tiempo prudencial para repetir el tratamiento. De este modo, se generará un retraso significativo en la aparición de las líneas de expresión del rostro. Y una relajación de inmediato de las primeras arrugas.

¿Qué otros usos posee la toxina botulínica?

Por otra parte, es válido destacar que si bien la toxina botulínica se usa en el rostro, también tiene otros usos. Como por ejemplo, para casos de hiperhidrosis se coloca la toxina para mejorar de manera sustancial la condición. Los pacientes que sufren de hiperhidrosis padecen de una limitación social. No pueden interactuar por la vergüenza que les genera dicha condición.

Sin embargo, luego de la aplicación retoman la vida social normalmente y sin ninguna clase de complejos. De este modo, es importante subrayar que ayuda no solamente a nivel físico sino también a nivel psicológico. El paciente evita el sufrimiento y puede gozar de no tener ninguna clase de limitaciones para interactuar socialmente.

Asimismo, la toxina botulínica también se utiliza en casos de fisuras anales. Permite relajar el esfínter y que la herida cicatrice de manera correcta. En la mayoría de los casos de fisura anal, existe una hipertonía de la musculatura que impide la correcta curación.

¿Te ha gustado? ¡Cómpartelo!

Pin It

 

Redes Sociales