Microblading o micropigmentación

Microblading o micropigmentación: ambas son dos tipos de especialidades dentro de los tratamientos estéticos. Tanto la una como la otra, se utilizan habitualmente para realzar la belleza del rostro, y en concreto para el diseño de cejas, que son una parte esencial de la cara y que consiguen expresar la personalidad, pero cada uno de estos métodos tiene sus particularidades.

Microblading o micropigmentación: ¿por cuál me decido?

Aunque ambos tratamientos pueden utilizarse en el diseño de las cejas y realzar la mirada, es el microblading la técnica específica para ello. Se trata de un método mucho más natural y, por tanto, sus resultados son mucho más atractivos que en la micropigmentación.

El microblading: naturalidad en tu mirada.

El primero de ellos, el microblading, es una técnica bastante novedosa que permite mejorar el aspecto de las cejas, diseñarlas, darles forma y poblarlas visualmente gracias a una pigmentación semipermanente, pelo a pelo, que consigue que el resultado sea mucho más natural.

Se tiene en cuenta nuestro color de pelo y de piel para que el profesional que realiza esta técnica utilice el tono más apropiado en cada persona.

La micropigmentación: ¿cuánto duran sus efectos?

Respecto a la micropigmentación, ésta se aplica con especial cuidado y éxito en parpados y labios, no es para toda la vida pero se mantiene intacta durante algún tiempo.

De lo que no se puede hablar es de un periodo de duración predefinido porque según los tipos de piel, en una personas resulta más duradero que en otras. Cuando se observe que el maquillaje comienza a perder calidad, habrá llegado el momento de efectuar algunos retoques. 

Como ya hemos indicado en nuestra sección sobre micropigmentación, se trata, por tanto, de un maquillaje semipermanente. Es muy usado también en el caso de haber sufrido tratamientos muy agresivos como la quimioterapia, por ejemplo. Pero no dura para siempre, es decir, no se trata de un tatuaje. Tendremos que realizar revisiones periódicas para evaluar el estado del pigmento y retocarlo, en el caso de que sea necesario.

Apuesta por la técnica aplicada a la belleza.

En definitiva, el microblading ofrece muchas más ventajas que la micropigmentación:

  1. Aporta la sensación de tener unas cejas muy naturales. Esto potenciará la belleza propia de cada mujer, sea cual sea su fisonomía facial.
  2. Es un procedimiento mucho más novedoso que la micropigmentación, repercutiendo directamente en que es menos doloroso. Además, es más rápido de realizarse y requiere de menos cuidados tras su práctica.
  3. Apenas ocasiona reacciones adversas.
  4. Es un tratamiento unisex. Lo pueden utilizar también hombres que desean ver sus cejas más pobladas o delineadas sin llamar la atención.
  5. Los resultados son instantáneos. Podemos seguir con nuestros asuntos y nuestra vida cotidiana.

¿Te ha gustado? ¡Cómpartelo!

Pin It

Redes Sociales