tratamiento antiedad sin cirugía

 

A nadie le gusta envejecer y cada día son más los clientes que nos solicitan algún tipo de tratamiento antiedad. Hay mucha variedad donde elegir ya que, dependiendo de la edad y características de la piel, unos son más adecuados que otros. En este post vamos a ver qué tratamiento antiedad deberías elegir.

Ácido hialurónico, hilos tensores y un sinfín de tratamientos antiedad.

La medicina estética, surgida en la década de los años 30, ha avanzado muchísimo en los últimos años. Tanto que es posible conseguirlo sin tener que pasar por el quirófano.

Se trata de métodos mínimamente invasivos, la mayoría temporales. Su finalidad es la de mantener la hidratación cutánea y embellecer de manera natural.

Los más habituales son el ácido hialurónico, los hilos tensores, el lifting y el archiconocido bótox o toxina botulínica. A esta última han recurrido casi todos los famosos para borrar las huellas del paso del tiempo en el rostro.

Hay otros tratamientos antiedad cuyos nombres son menos conocidos. Pero ofrecen resultados muy satisfactorios. Por tanto, debes tenerlos en cuenta si estás pensando en rejuvenecer tu rostro. En realidad, más que tratamientos son métodos que combinan varios tratamientos antienvejecimiento en uno. De ahí los resultados. Hemos querido recoger aquí los más destacados.

Elige tu tratamiento antiedad en función de tus necesidades.

  1. Full Face: se realiza para eliminar las arrugas, la flacidez cutánea y otros signos de la edad. Combina el uso de la toxina botulínica con el ácido hialurónico, la luz pulsada y el peeling químico. Gracias a estos tratamientos se consiguen reducir y eliminar las arrugas. Además de tensar la piel para combatir la flacidez cutánea. Éste último es otro síntoma más del paso de los años. También sirve para borrar las manchas que la edad deja en nuestro rostro.
  2. Toques de juventud: este tratamiento tiene como protagonista a la toxina botulínica. Mediante la inyección de esta toxina, el médico busca la contracción muscular. De esta manera, eliminamos las arrugas del rostro en zonas como las patas de gallo, el entrecejo o la frente. Son sesiones con una duración de entre 15 y 20 minutos. Se administra también anestesia de uso tópico.Sus resultados son temporales. Por tanto, al cabo de 4 o 5 meses habrá que repetir el tratamiento.
  3. V Lifting: la finalidad de este tratamiento es contrarrestar la flacidez y dar volumen al rostro. Como sabemos, con la edad, las mejillas se acentúan. La piel de esa zona se va ahuecando y los pómulos se van quedando sin volumen, además de flácidos. Este método persigue eliminar esas huellas y aportar juventud a la cara.

 

¿Te ha gustado? ¡Cómpartelo!

Pin It

Redes Sociales