drenaje linfático

El drenaje linfático es una terapia circulatoria que se engloba dentro de la masoterapia. Esta técnica que consiste en el tratamiento de lesiones gracias al contacto por masaje con el paciente. El drenaje linfático manual (DLM) es un conjunto de maniobras y ejercicios indoloros que ayudan a eliminar edemas y toxinas de nuestro organismo. No trata directamente la musculatura sino que ayuda a mejorar la circulación sanguínea.

¿Para qué sirve el drenaje linfático?

Esta técnica permite tratar procesos vasculares, retención de líquidos, edemas postraumáticos y diversas patologías cutáneas como las cicatrices o la celulitis. Además fomenta la relajación y el tono muscular. Por tanto, es recomendable cuando sufrimos traumatismos y lesiones ya que mejora el riesgo sanguíneo.

Además de los beneficios para la salud, también tiene muchas aplicaciones en el campo de la estética. Vamos a enumerar los principales para que te hagas una idea de lo recomendable que resulta este tratamiento corporal:

  • Desintoxica el cuerpo
  • Elimina grasas acumuladas en el cuerpo
  • Activa el sistema inmunológico
  • Actúa como un analgésico
  • Alivia los moretones y la hinchazón después de la cirugía plástica
  • Ayuda en el tratamiento de la celulitis

Drenaje linfático para embarazadas, ¿es posible?

Hace ya algún tiempo hablamos sobre este tratamiento específico para embarazadas en nuestro blog.

Como ya te indicamos en su día, resulta ideal para eliminar la retención de líquido en las piernas, tan habitual en ese estado. Gracias a los suaves masajes manuales que realiza un profesional en los puntos adecuados, se logra mejorar la circulación de la linfa. Así conseguimos que los líquidos y también otras sustancias estancadas se muevan hacia el sistema circulatorio.

De esta forma conseguimos eliminar algunos restos que quedaban en nuestro organismo y que podrían dañarlo a la larga.

En nuestro centro de estética en Granada contamos con la última tecnología en presoterapia. Esto nos permite ser más eficaz en la activación del sistema circulatorio de retorno (venoso y linfático). Estimulamos la reabsorción de los fluidos intersticiales y su drenaje hacia los mecanismos de filtración del organismo. 

¿Te ha gustado? ¡Cómpartelo!

Pin It

Redes Sociales