todo lo que debes saber sobre botox

Uno de los tratamientos de medicina estética que están más demandados en la actualidad es la inyección del Botox o, lo que es lo mismo, de tóxina botulínica. Muchas personas suelen recurrir a este tratamiento para la corrección de pequeñas imperfecciones o también para evitar que el paso de los años se vea reflejado en nuestro rostro. Sin embargo, a pesar de ser un tratamiento muy demandado y del que muchas personas hablan, realmente poco se sabe sobre en qué consiste esta técnica realmente. Por ello, en este artículo queremos ofrecerles toda la información que debe saber con respecto al Botox, así como desmentir alguno de los mitos a los que está asociada.

 

El Botox: en qué consiste realmente.

La aplicación del Botox consiste en la inyección o infiltración de pequeñas cantidades de toxina botulínica a través de una aguja muy fina. Esta es una neurotoxina que actúa a nivel de la capa superficial de la piel logrando hacer desaparecer ciertas arrugas de expresión o surcos antiestéticos. Es un tratamiento que se lleva a cabo con rapidez ya que de forma general suele bastar con unos 10 minutos.

¿Pueden aparecer efectos secundarios con el Botox?

Generalmente, es un tratamiento mínimamente invasivo, es decir, no necesita ni de cirugía ni de anestesia. Esto hace que la aparición de efectos secundarios sea poco común. Únicamente puede llegar a aparecer en determinadas ocasiones dolor o edema en la zona de inyección, además de un pequeño hematoma. Rara vez suele asociarse con cefalea, la cual desaparece con analgésicos.

Todos estos son efectos secundarios locales que remiten sin más pasados unos días después de practicarnos el tratamiento.

 

Falsos mitos sobre el Botox

En ocasiones hemos podido escuchar que el Botox es tóxico para el cuerpo, lo cual no es cierto ya que se inyecta en pequeñas cantidades. Asimismo, otro falso mito es que el Botox pueda llegar a producir parálisis facial, la cual únicamente puede llegar a aparecer en casos en los que se lleva a cabo una excesiva dosis de toxina botulínica. Por ello es fundamental que nos pongamos siempre en manos de profesionales.

 

 

¿Te ha gustado? ¡Cómpartelo!

Pin It