bolsas y ojeras

La mirada es lo más visible del rostro, la parte que refleja nuestra vitalidad, los sentimientos y, cómo no, tampoco es ajena a la edad y al paso del tiempo.

La mala alimentación, el estrés acumulado, no dormir lo suficiente o llevar un determinado tipo de vida también pueden hacer mella en tu mirada, restándole belleza.

Elimina bolsas y ojeras para realzar tu mirada.

Lo primero que debemos hacer para vernos mejor es seguir unas cuantas técnicas de estética para realzar tu mirada, con las que lograremos vernos más atractivas y rejuvenecidas.

Y si el problema va más allá, no debemos dudar en acudir a la medicina estética especializada en reducción de bolsas y ojeras.

¿Qué tratamientos existen para hacer frente a bolsas y ojeras?

Si las cremas antiojeras o el maquillaje no son suficientes para camuflarlas o simplemente no deseas una solución temporal sino una definitiva y para siempre, puedes optar por los siguientes tratamientos de medicina estética:

  • El láser Nd-YAG, con el que reducir la hiperpigmentación de color oscuro de las ojeras de forma rápida y en la mayoría de los casos con una sola sesión, al igual que se haría en la eliminación de tatuajes.
  • La blefaroplastia, una intervención para reducir ojeras, disminuyendo la hinchazón que se acumula bajo el párpado.

Medicina estética sin cirugía.

Si te da cierto miedo pasar por una intervención quirúrgica para eliminar bolsas de forma visible, deja de preocuparte porque existe un tratamiento con el que podrás hacerlo en tan solo 30 minutos y sin pasar por quirófano.

Es una técnica tan poco invasiva que ni siquiera deja hematomas sobre la piel, siendo además totalmente segura y de gran eficacia.

La base de este tratamiento es el ácido hialurónico de la más alta calidad que, inyectado bajo el párpado, tensiona la zona y hace que la mirada se rejuvenezca al instante.

La acción del ácido hialurónico.

El ácido hialurónico es una sustancia que lo tiene todo ya que es hipoalergénico y tolerable por cualquier tipo de piel, biodegradable, reabsorbible, integrándose en los tejidos, y biocompatible, revitalizando e hidratando la piel gracias a su capacidad de retención de las moléculas del agua.

¿Te ha gustado? ¡Cómpartelo!

Pin It

Redes Sociales